Cajas fuertes: todos los tipos que existen en el mercado

Las cajas fuertes son dispositivos diseñados por cerrajeros expertos, que resultan tremendamente útiles a la hora de resguardar todo tipo de valores: joyas, dinero, documentos, objetos valiosos en general. Pero, como cualquier otro aparato moderno, existen muchos tipos en el mercado, y la decisión de cuál es más conveniente puede variar según las necesidades de cada quien.

Tipos de cajas fuertes

Te invitamos a revisar los diferentes tipos que encontramos en el mercado actualmente y decidir cuál es la que más se adapta a tus requerimientos.

Cajas fuertes para empotrar

Estas cajas son bastante comunes y muy utilizadas por la gran seguridad que brindan. Como su nombre lo indica, estas cajas se empotran en la pared, lo cual hace de su extracción un trabajo extremadamente difícil para unos hipotéticos ladrones. Estas cajas son por lo general de un tamaño medio o grande y, generalmente, son muy pesadas, lo cual suma en cuanto a la seguridad, pero constituye una dificultad a la hora de su instalación.

Cajas fuertes de sobremesa

Las cajas fuertes de sobremesa son de los modelos más sencillos que pueden ubicarse en el mercado. Son fácilmente adaptables a casi cualquier espacio, ya que a diferencia de las empotrables, las cajas fuertes de sobremesa pueden ubicarse simplemente sobre cualquier superficie, como cualquier otro mueble u objeto. Algunas tienen diseños atractivos que suman a su valor un carácter decorativo. Brindan gran seguridad, sin embargo, en este modelo es difícil encontrar cajas con gran capacidad, al contrario que las empotrables.

Cajas ignífugas

Lo que caracteriza principalmente a las cajas ignífugas es el hecho de que están hechas de forma tal y con unos materiales que las hacen extremadamente resistentes a las más altas temperaturas. Esto es un aspecto que suma bastante en cuanto a la seguridad, ya que ayuda a resguardar el contenido de la caja de posibles siniestros que puedan presentarse en el inmueble, al tiempo que resisten también la aplicación de calor proveniente de sopletes y otras herramientas utilizadas en intentos por forzarlas.

Cajas fuertes de suelo

Estas cajas son como las empotrables, la diferencia radica en el hecho de que se empotran en el suelo. Esta modalidad se utiliza a fin de camuflar de la mejor forma posible la caja, quedando disimulada como parte del piso. La puerta simplemente se abre como una especie de escotilla y al cerrarse queda perfectamente escondida. Son tremendamente seguras, pero exigen condiciones especiales de construcción en el espacio destinado para albergarlas.

Cajas fuertes de alta seguridad

Estas cajas son las consideradas de élite en el mercado de las cajas de seguridad. Combinan sistemas electrónicos y mecánicos para prevenir la apertura, al tiempo de que son construidas con los materiales más resistentes que pueden encontrarse en el mercado. Estas cajas, obviamente, son las más seguras, pero su costo las pone un poco fuera del alcance de la mayoría del público.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*